Una etapa que está a punto de terminar

Hola a todos, muchas cosas que poder decir y las palabras se agolpan como diría Sabines “como moscas en mi garganta” para poder expresarles a todos mi sentir en éste momento. El día de hoy, en nuestra penúltima función y ver el teatro no lleno sino a reventar ha sido para mí de lo más motivante. No solo por el número de personas, creo que hemos tenido la fortuna que en cada función hemos contado con un buen público que pese a que el teatro es muy grande, nunca ha estado vacío.

Estamos a punto de concluir ésta maravillosa etapa que ha sido Solitude y recuerdo desde la audición, el proceso con las juntas hasta esa mañana del 15 de Agosto en la que nos reunimos todos para dar inicio a éste montaje. Muchas vivencias, mucho crecimiento, una serie de cambios al menos en mi vida y gracias a Solitude. Tantas cosas tengo que agradecer, a la vida y a cada uno de ustedes por permitirme crecer con ustedes. A Wouter y Vivian por la oportunidad de permitirme ser parte del proyecto pero más aún, por todas las enseñanzas, esos pequeños detalles, las pequeñas grandes cosas que se atesoran en mi corazón, una serie de enseñanzas que tal vez ni se dieron cuenta pero se fueron formando en mí. A Nadia y Pierre Louis por sus esfuerzos, consejos y su guía. A Tenzing, Ángela, Pedrito y Eréndira que nos ayudaron en la creación del vestuario y de quienes de igual manera yo aprendí muchas cosas, la mayoría de ellas vivenciales. A Héctor y Daniel ya que gracias a ellos podemos mezclar la magia de la música con ese mundo mágico y virtual en el que nos enfrascamos en Solitude y en el cual el público también queda inmerso. A Saskia por su apoyo, y a todos y cada uno de mis compañeros de la orquesta pues sin ellos no sería lo mismo Solitude y miren, ahí estamos ya, llegando al final. No menos importante a Rodrigo que nos ayudó con los coros. A Carlitos, Alelú y Laura pues son parte importantísima en Solitude y de los cuales he aprendido muchas cosas. Y a mis compañeros y colegas cantantes, mil gracias chicos, la verdad dede mi parte clavecinística y por ende harto mamona jajajaja el trabajar con otros cantantes no ha sido fácil, claro, ahí entra también mi parte de cantante y mi divez idiota que me obnubilaban de saber que algo tan grande y padre podría surgir de este trabajo.

Con todos y con cada uno he compartido algún momento, tal vez muy pequeño pero que en este instante me hacen sentir el corazón repleto de emociones, todas de ellas buenas, en ocasiones tal vez difíciles y que sin embargo hemos sabido sacar la casta para trabajar en conjunto y lograr cosechar este fruto llamado Solitude.

Puedo estar tranquilo pues en ésta noche me siento satisfecho. Aún hay detalles a trabajar, nunca se deja de aprender y solo les puedo decir que no aflojemos el ritmo que llevamos. Mañana en esa última función ¡Vamos con todo! Ahí sí aplica sacar el “fuá” y entregar el alma en el escenario.

Los amo, de corazón a todos y cada uno de ustedes, gracias!!!

Saúl contratenor ; )

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario